3. EL TIEMPO Y LA RUTA SEGUIDA.

Ver Carta de posiciones

Desde mi llegada a Tenerife estaba soplando W f. 5 que fue subiendo posteriormente a f. 7; Debido a que nuestro rumbo debía ser SW, estuvimos esperando en puerto a que amainara, lo cual ocurrió a los siete días.

En esta época del año lo usual en estas latitudes entre Canarias e I. de Cabo Verde es que el Aliso del NE esté bien establecido en dirección (que puede variar de N a E) y en fuerza, la cual puede variar entre f. 3 y f. 7, dependiendo de las condiciones del año.

La salida de Canarias fue espléndida con NE f. 3-4, lo cual fue amainando en los siguientes tres días, con altibajos desde f. 1 a f. 4. Ya el cuarto día Estábamos con f. 1 e intentábamos avanzar con el Spi y la entrepalos establecida a sotavento del Spi (además de la mayor). El quinto día, a la vista de las circunstancias, decidimos poner el motor y no pararlo hasta llegar a Mindelo (I. Cabo Verde) si el Alisio no hacía acto de presencia. Nuestra ruta estaba establecida para pasar a unas 100 millas al W de esas islas sin parar en ellas, con el fin de entrar de lleno en el cinturón de los Alisios.

Ya llegando a Mindelo (a mediodía del 14-2) se comenzó a establecer N, el cual se había reforzado a f. 6 por la noche... Durante los dos días siguientes que permanecimos en Mindelo el viento sopló con f. 6 y rachas de 7, del NE. Como ya es habitual en estas islas esta situación produce que el viento arrastre partículas de polvo del desierto del Sahara, dificultando la visibilidad mas allá de las 4 ó 5 millas.

Ya el martes 17 al mediodía, después de haber hecho lleno de gas-oil y de unas visitas al hospital por parte de un tripulante (no grave), salimos rumbo a la isla de Barbados con un NE f. 4-5 y visibilidad cerrada a 3-4 millas (Calima). Al anochecer teníamos f. 6, posiblemente por causa del canal entre las Islas de S. Vicente y S. Antonio.

Inicialmente haríamos rumbo SW en espera de encontrar el Alisio bien establecido y en esos momentos ir arrumbando hacia el W poco a poco, con la idea de irnos situando en el centro de la franja donde sopla el Alisio

No voy a detallar los quince días de travesía, ya que todos tuvieron aproximadamente la misma tónica: Viento muy perezoso de fuerza 2-3, alguna vez ni siquiera eso, y con algunas horas de máximo f. 6

Pese a no tener casi viento, nos acompañó mar de fondo del NE, y la primera mitad de la travesía mar de fondo importante del N (ambas olas al mismo tiempo, aunque la del N mucho mas grande y larga). Por otro lado, la calima formada por el polvo del desierto en suspensión nos acompañó durante 3/4 de la travesía, ¡es decir unas 1.500 millas!

Las típicas nubes de Alisio hicieron timidamente su aparición al cabo de unos ocho días; esto favoreció que pese a tener la calima que ensombrecía algo el brillo del sol, pudiéramos disfrutar de un sol agradable.

El registro del Barógrafo es de lo mas monótono que he visto desde hace tiempo; los altibajos (2 ciclos al día) de la 'marea barométrica' son de lo mas estable que se puede imaginar. Adjunto lista de las posiciones a la hora de la meridiana local, con las millas navegadas desde el punto anterior. Tengo que resaltar que el sextante estuvo la mayor parte del tiempo guardado en su caja, para dejar que trabajara (con mayor comodidad para mi) el pequeño GPS...

Nuestra recalada en la Isla de Barbados se produjo el día 4 de marzo a media mañana, habiendo tenido una noche con buen viento del E f. 5-6, para dejarnos un poco de buen sabor de boca. Por la noche las consultas al GPS fueron constantes, viendo como avanzábamos a siete nudos y podríamos llegar a media mañana, en vez de al anochecer como nos pensábamos el día anterior.